Alekséi Navalni: Una historia de valor y tenacidad…

Por: Rafael Cerame

Los defensores de los derechos humanos y quienes repudien los abusos y la tiranía, deben estar pendientes de la suerte que corra en Moscú el líder opositor ruso, Alekséi Navalni

La historia de este valiente hombre de 44 años es impresionante. 

Abogado de profesión, educado en la Universidad Amistad de los Pueblos (Rusia) y en la Universidad de Yale, Nalvalni ha enfrentado con determinación a Vladímir Putin durante los pasados diez años, realizando importantes señalamientos que evidencian la corrupción en el gobierno de la Federación Rusa.

Recientemente Nalvani publicó un documental titulado “El Palacio de Putin: la historia del mayor soborno”, en el que detalla el esquema de corrupción mediante el cual se construyó una residencia en el Cabo de Idokopás, valorada en 100,000 millones de rublos (mil millones de Euros). 

En el documental se presentan datos relacionados con el proceder y costumbres del presidente de la Federación Rusa, Vladímir Putin, sus vínculos directos con actos de corrupción y la propiedad que se le atribuye haber construido ilegalmente. 

Simultáneamente con la producción del mencionado documental, Alekséi Navalni fue envenenado en Rusia. Su familia logró trasladarlo a un hospital en Alemania, donde llegó en estado grave. 

Alekséi Navalni y su esposa Yulia Naválnaya.

Las pruebas toxicológicas realizadas al líder opositor ruso en el hospital Charité de Berlín, confirmaron que fue envenenado utilizando el agente nervioso Novichok. Dicho químico fue originalmente desarrollado en la extinta Unión Soviética en la década de los años 80 y es considerado como uno de los agentes nerviosos más mortales que se conozcan. 

En su origen el Novichok fue diseñado para ser indetectable, superando los equipos de protección química que en esa época tenía la OTAN. En la actualidad es detectable, como ocurrió utilizando los procedimientos médicos aplicados a Navalni en el centro de salud al que fue transportado en Alemania.    

En una muestra adicional del compromiso con su pueblo y reestablecido del atentado contra su vida, el líder opositor ruso regresó a su país el pasado 17 de enero, junto a su esposa Yulia Naválnaya, quien lo acompañó durante los 5 meses que estuvo hospitalizado en Berlín. 

A su llegada a Moscú, Alekséi Navalni fue detenido en el aeropuerto y encarcelado, acusado de incumplir una condena previa por alegados “actos de corrupción”. 

Por enfrentar al presidente Vladímir Putin, Navalni ha sido sometido a múltiples detenciones durante los pasados años y ha sido objeto de varios atentados contra su vida. Los abusos contra su persona han sido denunciados por la Unión Europea, los Estados Unidos y la organización Amnistía Internacional. 

Sin dudas, Alekséi Navalni se ha convertido en el líder opositor más fuerte que ha existido en la Federación Rusa desde que Vladímir Putin está en control del gobierno. Su defensa de los sectores sociales más perseguidos por el gobierno ruso, lo han consolidado como una figura de respeto internacional. 

La vida de Alekséi Navalni está una vez más en peligro y es la presión internacional la única que pudiera evitar que termine como una víctima adicional de aquellos que se han atrevido a reclamar libertad en Rusia.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.